Hollande: "Lo peor del cambio climático está por llegar"

lopeordelcambioclimatico
Hollande: "Lo peor del cambio climático está por llegar"

• El Presidente dijo que la situación afectará a los más vulnerables y que "por eso tenemos que actuar juntos".

• Expresó que los desastres naturales pueden verse como una oportunidad.

El presidente de Francia, François Hollande, dijo este jueves en Filipinas que "lo peor del cambio climático está aun por llegar" y que tragedias como la causada por el tifón Haiyan en el archipiélago en 2013 es probable que se repitan.

"Esto aun no se ha acabado, puede haber más desastres y probablemente volverán a impactar a los más vulnerables. Por eso tenemos que actuar juntos", afirmó el mandatario galo en un foro en Manila, en el primer día de su visita de dos días a Filipinas.

Hollande indicó los daños humanos y económicos que causan los desastres naturales, pero insistió en que también pueden ser percibidos como una oportunidad para el desarrollo de los países que los sufren.

"Tenemos que empezar a utilizar (los desastres naturales) para generar más desarrollo, riqueza, y crear puestos de trabajo en los países en los que suceden", dijo Hollande, que calificó como error considerar la lucha contra el cambio climático como algo perjudicial para la economía.

Hollande puso como ejemplo a Filipinas y apuntó que a pesar de verse golpeado por desastres naturales de forma frecuente, cuenta con una tasa de crecimiento por encima del 6 por ciento.

"Confiamos en la economía filipina y vamos a invertir aun más en la economía filipina", anunció el presidente francés.

Hollande llegó este jueves a Manila en la primera visita de un presidente francés a Filipinas desde que los dos países iniciaran relaciones diplomáticas en 1947.

Uno de los principales objetivos del viaje es concienciar sobre el calentamiento global, puesto que Francia se prepara para la gran Conferencia anual contra el cambio climático que se celebrará en diciembre de este año en París.

Este viernes, Hollande visitará Guiuan, en la provincia de Samar Oriental, en la costa este de Filipinas, una de las zonas más afectadas por el tifón Haiyan, que dejó más de6.300 muertos y que según varios expertos podría ser una consecuencia directa del calentamiento global.