Ven la vacunación a obreros aseo urbano puede mejorar

Obreros manipulan desperdicios de todo tipo, sin protección.
ASDN vacuna a 600 empleados que manejan basura para prevenir el tétanos

 

OMAR SANTANA

SD. El Ayuntamiento de Santo Domingo Norte (ASDN) vacunó la semana pasada a 600 empleados que trabajan en las áreas de limpieza, ornato y aseo urbano del municipio para prevenir el tétanos. El Ministerio de Salud Pública suplió las inyecciones. 

Las tareas de los obreros incluyen la recolección de la basura mal depositada por los ciudadanos en bolsas no elaboradas para ese uso y, como en el país no se separan los desechos, con el problema adicional del desconocimiento total por parte de los empleados sobre qué pueda haber en un envase. También hacen las labores de "macos" en el alcantarillado del municipio, sumergiéndose en las alcantarillas de usos múltiples (pluvial y sanitario), además de las 52 cañadas que hay en el sector. Todo esto, con condiciones de equipamiento inexistente.



Diario Libre cuestionó al Encargado de Epidemiología de la alcaldía, doctor Rafael Herrera, sobre los riesgos de los empleados, y esto admitió. "El plan de vacunación tiene sus límites", dijo, quien señaló que no obstante "en este operativo se les está vacunando para el tétanos, siguiendo un récord que se ha creado para cada obrero" y además "anualmente se les vacuna contra la influenza o la gripe". El director del Programa de Imunización de Salud Pública, Zacarías Garib, expresó que ciertamente a los obreros de aseo urbano se les debería dotar de otras vacunas. "La hepatitis B, por ejemplo, es una vacuna que se le pudiera aplicar; sin embargo, en el caso del tétanos y la influenza, son las enfermedades más comunes y a las que están más expuestos", reveló el médico, quien señaló que en los planes de vacunación a nivel nacional los infantes tienen prioridad. 

"El tétanos, por el tipo de trabajo que realizan es vital. Igual, la influenza va a terminar ahora en junio. Esas dos vacunas son las más importantes, pero claro, se puede ampliar porque hasta la meningococo sería buena para ellos, pero no son vacunas sencillas de adquirir y el riesgo de infectarse con esas enfermedades es muy bajo", comentó.

Garib afirmó que en el caso de las vacunas, "éstas no están disponibles ni se mandan a pedir". "Las vacunas tienen que ser programadas y eso se debió planificar en agosto o julio del año pasado", precisó.

El epidemiológico sostuvo que en el caso de Santo Domingo Norte, y en el grupo de los empleados de aseo urbano, no han ocurrido casos de enfermedades. Existe también el temor de que los obreros puedan convertirse en vectores de enfermedades para familiares. Por eso dijo: "Lo importante, y lo primero es vacunarlos a ellos porque son los que están expuestos directamente".